Un día nuestros sueños nos llevaron de vuelta a Canfranc...

... recordé mis primeros esquís en Candanchú, mis primeros campamentos en Canal Roya, mis primeros pasos como monitor de tiempo libre en la casa de colonias junto al río, mis primeras escaladas en el Coll de Ladrones. Cuántos primeros pasos en un mismo lugar. Pero sobre todo recordé aquel olor a aceite quemado de los trenes en la estación, su vestíbulo, la gente subiendo y bajando del tren, sus largas y agradables cuatro horas desde Zaragoza, montañeros, esquiadores...cómo ha cambiado todo, ¡qué abandono!
Por un momento entristecí mientras se desvanecían aquellas imágenes, como si del color pasasen al blanco y negro. Sentí la necesidad de hacer algo, y así fué. Ahora subo casi todos los fines de semana; veo como la Estación se transforma, me manifiesto por la reapertura del Canfranc, paseo por sus montañas, observo su naturaleza, fotografío sus paisajes, convivo con sus gentes y vuelvo a deslizarme por su nieve.
Pero lo mejor es que todo ésto no lo hago solo, sino con mi mujer y mis hijos. Y contagiamos a familiares y amigos. ¿Te contagias tú también?

7 nov. 2009

CAMINOS DE OTOÑO EN FAMILIA.

El otoño (octubre/noviembre) es, junto con la primavera, la mejor estación para realizar pequeños paseos educativos en familia por la montaña. Canfranc-Estación se presta a ello de manera natural y desinteresada.
Para sacar buen partido de estos paseos, especialmente con los niños, podemos preparar previamente alguna actividad como recogida de frutos de otoño (bellotas, castañas,..) realizar un cuaderno de hojas de árboles y aprender a distinguirlas, buscar setas, o simplemente aprender a reconocer especies y fotografiarlas. Así pues, no olvidaremos preparar nuestra mochila con los útiles necesarios de recolección, guías y cámara fotográfica. Y sobre todo deberemos inculcar el respeto por la naturaleza. (Existen normas y cuotas para la recolección de setas en el valle de Canfranc. Preguntar en el Ayuntamiento).
Con niños pequeños hay dos recorridos sencillos para realizar: el paseo de los Ayerbe y el paseo de los Melancólicos, uno en cada ladera de los montes de Canfranc-Estación.
El paseo de los Ayerbe lo tomaremos desde el final del pueblo, por detrás de los edificios que quedan en el lado oeste e la carretera frente al monumento del antiguo túnel ferroviario de Somport. Enseguida comienza una pista que nos presentará un precioso paisaje otoñal con diversidad de especies arbóreas. El camino discurre por debajo de las piscinas, pasa por detrás de la Iglesia y el Ayuntamiento, y termina en el sur del pueblo, junto a las Escuelas y las antiguas casas de Forestales que actualmente se van a dedicar a otros menesteres.
Al otro lado de la carretera , desde la pista que sube a Coll de Ladrones (desvío a la derecha en el km.668), sale un sendero marcado denominado Paseo de los Melancólicos. Desde éste camino podremos disfrutar de vistas de la antigua Estación Internacional y sus andenes abandonados, así como de un precioso bosque de pinos, hayas, abetos, avellanos, bojes, acebos, coscojas... y un sinfín de especies con las que aprender jugando. El sendero acaba enlazando al sur con la pista de Picaubé, cerca de la central de Canal Roya, dónde podremos aventurarnos en los numerosos búnqueres restaurados de la "Línea P" con nuestras linternas.
Sobre todo, os invito a disfrutar de los colores del otoño, que se prestan a ser pintados o retratados, la mejor forma de recolectar respetando nuestros bosques.

No hay comentarios:

Publicar un comentario