Un día nuestros sueños nos llevaron de vuelta a Canfranc...

... recordé mis primeros esquís en Candanchú, mis primeros campamentos en Canal Roya, mis primeros pasos como monitor de tiempo libre en la casa de colonias junto al río, mis primeras escaladas en el Coll de Ladrones. Cuántos primeros pasos en un mismo lugar. Pero sobre todo recordé aquel olor a aceite quemado de los trenes en la estación, su vestíbulo, la gente subiendo y bajando del tren, sus largas y agradables cuatro horas desde Zaragoza, montañeros, esquiadores...cómo ha cambiado todo, ¡qué abandono!
Por un momento entristecí mientras se desvanecían aquellas imágenes, como si del color pasasen al blanco y negro. Sentí la necesidad de hacer algo, y así fué. Ahora subo casi todos los fines de semana; veo como la Estación se transforma, me manifiesto por la reapertura del Canfranc, paseo por sus montañas, observo su naturaleza, fotografío sus paisajes, convivo con sus gentes y vuelvo a deslizarme por su nieve.
Pero lo mejor es que todo ésto no lo hago solo, sino con mi mujer y mis hijos. Y contagiamos a familiares y amigos. ¿Te contagias tú también?

26 ago. 2019

ASCENSIÓN AL PICO DEL ÁGUILA (por Estivellas) 1972 m. (2'40 h. más regreso 2h.)

   Un caluroso día de verano, no queda más remedio que madrugar si queremos estar de vuelta para comer con la familia y no pasar mucho calor.
Parto temprano tras desayunar en la cafetería el Andén, frente a la Estación Internacional. Todavía tuve que esperar 5 minutos a que abrieran al público, quizás me apresuré un poco.
Tomo el sendero que comienza junto a las piscinas municipales de Canfranc - Estación, en dirección Fuente del Burro y Olla de Estivellas.
A buen ritmo con el frescor matinal, me planto en una hora al pie de la cascada de la Cola de Caballo (1560 m.), que ahora en verano apenas rezuma agua por la pared. Desde aquí, tras un sinfin de zigzags repletos de Gayuba o uva de oso, bajo la que se esconden no pocos lagartos verdes, llego a la Olla de Estivellas en otros 20 minutos. Desde allí se puede continuar hacia tres direcciones para afrontar distintos objetivos; de vuelta al valle por los viveros de Secrás (lo tomaré a la vuelta), Fuente del Centenario y Paso del Sarrio, o hacia el Borreguil de la Cuca y Pico del Águila.
Continúo, pues, en dirección hacia el collado de Estivellas y Pico del Aguila.

La ascensión sigue tomando altura sin descanso, esta vez a través de una zona boscosa repleta de Chordoneras (Frambuesas), ocasión que nunca se deja escapar para degustar algún fruto silvestre, pero sin abusar.
La sombra de los árboles se agradece, pues el sol ya comienza a calentar y la subida es exigente.

Poco a poco me acerco al collado de Estivellas, pero una señal me indica la dirección a tomar, así que seguiré a mi derecha, dejando a la izquierda el sendero que sube al collado y al Borreguil de la Cuca (2096 m.), una ascensión para otra ocasión.
Continúo el camino entre construcciones antialudes y al fondo ya diviso el objetivo, una ladera pedregosa, un collado rocoso muy despejado de vegetación y a su derecha el Pico del Águila por su cara oculta. Afronto con ganas la ladera, en la que hay que tener un poco de precaución aunque no es difícil, y sin darme cuenta me planto en el collado. Desde aquí, siguiendo alguna marca de pintura azul a veces poco visibles acometo una fácil trepada, utilizando a veces las manos y en un total de aproximadamente 2h. y 40 min. objetivo conseguido.

Las vistas son espectaculares; las pistas de Candanchú, La Raca, el Midi d'Ossau, la Moleta, Collarada, Tortiellas, Oroel a lo lejos...y algún que otro buitre sobrevolándonos.
Tras disfrutar de las vistas y reponer fuerzas, comienzo mi descenso por el mismo camino, pensando que de haber tenido tiempo hubiese subido al Borreguil de la Cuca, pero me esperan en el Valle, así que una vez en la Olla de Estivellas, tomo el sendero de los viveros de Secrás que me deja en menos de 2h en el paseo de los Ayerbe, tras el Ayuntamiento.
Una buena ascensión para echar la mañana, aunque siempre es mejor si se va acompañado.

La Raca y el Midi d'Ossau 

La Moleta y Collarada


Al fondo Peña Oroel

Canfranc desde lo alto.

Buitre Leonado

Olla de Estivellas a la vuelta.

7 ene. 2019

DIEZCABAÑAS Y EL SEÑOR LETRANZ.


            Hace muchos, muchos años, en la villa de Bellanuga, hoy en día Villanúa, existió un pastor a quien apodaban Diezcabañas. Nadie recuerda su verdadero nombre, pero sí se sabe que su apodo se debía a que a principios del verano, cuando subía los rebaños desde el valle a los puertos, recorría una decena de cabañas en las que los pastores se refugiaban durante la noche o se protegían de las tormentas. Ya era el único que hacía aquel recorrido, reunía varios rebaños del valle y se encargaba de subirlos en verano y bajarlos de nuevo a mediados del otoño, cuando el frío comenzaba a arreciar.
           
            Un veintitrés de junio, recién comenzado el verano, y tras dejar el rebaño en los puertos, bajaba Diezcabañas al valle, y a un par de kilómetros de la villa escuchó que alguien le llamaba. Diezcabañas se giró y descubrió quién era aquel que gritaba su nombre tan insistentemente. Se trataba del señor Letranz, el “profesor” para las gentes de Bellanuga. Letranz, ya jubilado, fue el maestro del pueblo durante los últimos cuarenta años. Ahora se dedicaba a recopilar datos y escribir acerca de la historia del valle.

            El pastor preguntó al señor Letranz qué le urgía tanto, y el profesor le comentó que quería que le acompañase a explorar una cueva que había encontrado cerca del camino de Santiago, al fin y al cabo, quién mejor que un gran conocedor de la zona como Diezcabañas para aquel cometido.

            Diezcabañas, con no muy buena cara, le respondió que no era el mejor momento para adentrarse en ninguna cueva, estaba anocheciendo y esa noche era la noche de San Juan, y el pastor, aunque era grande y aguerrido, era muy supersticioso, y recordó al profesor Letranz que esa noche era la elegida por las brujas (o güixas) para celebrar el Sabbat o aquelarre.

            El profesor se sonrió haciendo una mueca y desmontó los supersticiosos argumentos de Diezcabañas con otros más convincentes, de forma que el pastor accedió a acompañarle. Letranz era un hombre culto, ¿quién iba a rebatir sus sabias palabras?

            Así pues ambos vecinos de Bellanuga pusieron rumbo a la cueva que Letranz había descubierto junto al camino de Santiago. Al llegar allí ya estaba anocheciendo, pero tanto el precavido pastor como el pertrechado profesor portaban sus linternas, que en aquel tiempo eran lámparas de aceite. Apenas se veía una pequeña abertura entre los arbustos que parecía ser la entrada a la cueva. Apartaron parte de la vegetación y poco a poco, con mucho cuidado, se fueron adentrando en aquella cavidad misteriosa.

            La cueva era bastante húmeda, por sus paredes rezumaba el agua que se filtraba del subsuelo. Estaba algo resbaladiza, por lo que Diezcabañas y Letranz tomaron sus precauciones.
Se oía el goteo de las preciosas estalactitas formadas por el paso de miles de años, y conforme se iban adentrando, la cueva se iba ensanchando dando paso a espectaculares salas llenas de preciosas formaciones calcáreas.

            Todavía no llevaban media hora dentro de la cueva cuando Diezcabañas, que iba tras el profesor, se detuvo de repente e hizo detenerse también a Letranz. El profesor le preguntó la razón de su insistencia en parar la marcha, a lo que el temeroso pastor con los ojos casi fuera de sus órbitas le respondió que escuchaba una suave música con voces humanas a lo lejos. Letranz cerró los ojos, y poniendo sus manos ahuecadas tras sus orejas intentó captar lo que su compañero le contó. Pero el viejo maestro de escuela no oía ninguna música, y convenciendo al pastor de que eran imaginaciones suyas prosiguieron su camino.

            Minutos más tarde aquella música acompañada de cánticos con voces femeninas se hizo más audible, y fue Letranz quien asombrado hizo detener la marcha. Miró a la cara de Diezcabañas que tenía el rostro descompuesto, pues detrás de aquel voluminoso cuerpo se escondía un alma temerosa y supersticiosa. Pero Letranz, con su espíritu aventurero, quiso saber de dónde procedían y sobre todo descubrir quién las producía. Así pues, reanudó el camino adentrándose un poco más en la cueva con el tembloroso pastor a sus espaldas.

            Tras unos minutos, y siguiendo aquellos cánticos, llegaron a una sala tan grande como un palacio. La música venía de allí, resonando como en un salón de la ópera, pero allí no había nadie. Durante unos segundos, ambos compañeros de viaje buscaron con su mirada algo que les pudiera dar una pista, hasta que de pronto, como de la nada, apareció una bella mujer que se presentó como Guirandana de Lay, y con muy malos modos y palabras malsonantes les reprochó que hubiesen entrado en aquella cueva.

            Diezcabañas no sabía donde meterse, en los ojos de aquella mujer vio el mal, y tiró de la chaqueta de Letranz para salir de allí lo antes posible. Pero el profesor, malhumorado por las formas de la joven, le reprochó su vocabulario y le discutió que se necesitase algún permiso para estar allí. Esto hizo que la bella mujer se enojara todavía más y su cuerpo cambió en un instante. Su piel envejeció de repente y su belleza tornó en desagradable aspecto y de ella se desprendía un fuerte olor a azufre.

            No cabía ninguna duda, aquella tal Guirandana de Lay era una bruja, una auténtica bruja en las que no creía el profesor. Y aquellos dos inofensivos vecinos de Bellanuga habían profanado su Sabbat. Guirandana se elevó en el aire, levitando, y con un conjuro lanzó una maldición sobre aquellos hombres, destinándolos a convertirse en piedra y permanecer a la intemperie y para siempre en aquellos valles. Pero justo antes de lanzar su maldición apuntando con su vara de serbal, El profesor Letranz gritó hacia la bruja diciendo que todo mal que infringiese en ellos se volvería contra ella.

            Y así fue; el pastor y el profesor desaparecieron y se convirtieron en los dólmenes de Diezcapanas y de Letranz, mientras que la malvada bruja se quedó allí transformada en el dolmen de la Güixas. Pero cuenta la leyenda que cuando un número determinado de personas hayan visitado los tres dólmenes en el mismo día, un veintitrés de junio, los tres personajes volverán a su forma natural.
¿Qué número será ese? ¿Será el 666?

15 abr. 2017

EL CABALLO DE ESTIVELLAS

 Conocí hace un tiempo a un nativo de Canfranc que ya no vive en estos Valles, pero aún tiene casa aquí y sigue subiendo siempre que se lo permiten sus quehaceres.
 Me contó que de niño su abuela le contaba una bonita historia para dormir, que a ella le contaban ya sus antecesores. Trataba de cómo la naturaleza puede volverse en tu contra si no la respetas.

 Hace muchos, muchos años, existió un precioso caballo que por su porte y belleza se libraba de acompañar a sus compañeros en los porteos que hacían a través del Puerto del Somport. Su dueño lo llevaba a las ferias de ganado sólo para presentarlo a los concursos, la mayoría de los cuales ganaba, lo que con el tiempo fue haciendo que este caballo se volviese altivo y arrogante.
 Cuando el resto de caballos y yeguas porteaban todo tipo de géneros para vender en el lado francés, él gozaba de días de libertad por las montañas para así cultivar su musculatura.
 Uno de esos días, en las laderas occidentales del valle, encontró una pequeña fuente de agua clara y fresca escondida tras unas rocas. Cansado y sediento bebió en ella con tanta ansiedad que la secó. Mientras iniciaba su marcha de nuevo, salieron frente a él tres pequeños seres revoloteando a su alrededor. No eran ni pájaros ni mariposas, y tenían una belleza tan especial que desprendían un halo de purpurina acompañado de una leve musicalidad. Eran las Estivellas, seres mitológicos del Valle que no se dejan ver así como así.
 El corcel frenó en seco y con voz arrogante y mirada altiva les dijo: - ¿Qué hacéis en mi camino? Apartad y dejadme pasar.
 Las Estivellas con voces serenas y amables le explicaron porqué le habían detenido de esa manera : - Verás, bello corcel, la fuente de la que has bebido es nuestra reserva de agua. Es un agua pura que baja del deshielo de las más altas cimas y tarda muchos días en volver a manar. No te prohibimos que bebas para refrescarte si lo necesitas, pero, por favor, no lo hagas con ansiedad y egoísmo para no dejar nada al que venga detrás, si secas la fuente no tendremos agua en una semana hasta que vuelva a manar.
 El caballo, con cara de desprecio y entre risas contestó: - ¿Prohibirme beber? ¿a mí?, jajajajaja. Beberé lo que quiera siempre que pueda.
 Y levantando sus patas delanteras para espantar a las Estivellas echó a correr montaña abajo sin ningún remordimiento.

 Pasados unos días, alrededor de una semana, el elegante caballo volvió a tener unos días de asueto para galopar libre por las montañas. Recordó el encontronazo con las Estivellas y fue en busca de la fuente. En poco más de veinte minutos se plantó en aquel recóndito lugar dispuesto a saciar su sed, pero esta vez se encontró con una sorpresa. Las Estivellas le estaban esperando delante de la fuente.
 Antes de que el caballo abriese su boca llena de blancos dientes, las pequeñas hadas hablaron con su particular amabilidad: - Hola bello caballo, suponemos que tras tus largos paseos por el monte estarás sediento. Te permitiremos que aplaques tu sed en nuestra fuente  pero bebe sólo lo suficiente para refrescarte. Ya sabes que esta pequeña fuente da de beber a otros seres de estos bosques y hace que la vegetación este verde y fresca para defenderse del calor y de los incendios.
 El caballo, tan listo como hermoso, accedió a la petición de los pequeños seres sabiendo que esa era la única forma de beber en la fuente: - De acuerdo, beberé sólo para saciar mi sed.
 Las Estivellas se apartaron y el cuadrúpedo se amorró a la pequeña fuente. Y con la misma ansia de la otra ocasión vació el torrente y sentenció: - Al parecer tenía mucha sed y he necesitado toda el agua para saciarme.
Dando un coletazo a las Estivellas se dio mediavvuelta y salió de allí al trote a la par que las hadas malhumoradas le gritaron: - Esta será la última vez que lo hagas. Si vuelve a pasar lo pagarás muy caro. - Pero el caballo hacía oídos sordos.

 Esta vez pasó más tiempo, pues el dueño del caballo lo llevó a un concurso en tierra llana, saliendo de nuevo vencedor.
 Al volver a casa su dueño le dio rienda suelta por el monte y el caballo se apresuró, más arrogante y seguro que nunca, hacia la fuente de las Estivellas. Había estado esperando el momento para volver a plantarles cara y dejar claro quien mandaba en esos montes.
 Cuál fue su sorpresa al llegar y encontrar la fuente a solas, sin nadie que la guardase y con su agua fresca y clara. Su egolatría le cegó y le hizo pensar que aquellos inoportunos seres voladores habían desistido y se habían rendido. Así que con toda la tranquilidad del mundo acercó su boca a la fuente y en el momento justo en que tocó el agua, sonó una leve y conocida musicalidad y un hechizo convirtió al corcel en tronco de madera y su larga y hermosa cola en preciosa cascada de aguas cristalinas que darían de beber a los seres del bosque durante miles de años.


 No será pues casualidad que exista un lugar llamado Olla de Estivellas y bajo el cual, con el deshielo, baja un precioso torrente que forma la Cascada de la Cola de caballo, cuyo agua discurre por el Barranco de Estivellas. Pero todavía más increíble es encontrarse en los senderos de este lado del Valle, un tronco con forma de enorme cabeza de caballo en posición de abrevar.

 Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado..........o no? Sube y compruébalo tú mismo.