Un día nuestros sueños nos llevaron de vuelta a Canfranc...

... recordé mis primeros esquís en Candanchú, mis primeros campamentos en Canal Roya, mis primeros pasos como monitor de tiempo libre en la casa de colonias junto al río, mis primeras escaladas en el Coll de Ladrones. Cuántos primeros pasos en un mismo lugar. Pero sobre todo recordé aquel olor a aceite quemado de los trenes en la estación, su vestíbulo, la gente subiendo y bajando del tren, sus largas y agradables cuatro horas desde Zaragoza, montañeros, esquiadores...cómo ha cambiado todo, ¡qué abandono!
Por un momento entristecí mientras se desvanecían aquellas imágenes, como si del color pasasen al blanco y negro. Sentí la necesidad de hacer algo, y así fué. Ahora subo casi todos los fines de semana; veo como la Estación se transforma, me manifiesto por la reapertura del Canfranc, paseo por sus montañas, observo su naturaleza, fotografío sus paisajes, convivo con sus gentes y vuelvo a deslizarme por su nieve.
Pero lo mejor es que todo ésto no lo hago solo, sino con mi mujer y mis hijos. Y contagiamos a familiares y amigos. ¿Te contagias tú también?

19 dic. 2011

LA LEYENDA DE CASTIELLO

Cuenta la leyenda que un peregrino francés, entrando por el Somport, se dirigía a Santiago. Aparte de su sombrero de ala ancha, el abrigo corto con esclavina, la calabaza para el agua o el vino, el bordón y la esportilla de cuero donde portaba una pequeña cantidad de comida y algo de dinero, cargaba al hombro un saco bastante voluminoso. Así atravesó Canfranc y Villanúa para llegar a Castiello y dormir en la hospedería aquella noche.
A la mañana siguiente, sin despedirse de nadie, se dispuso a marchar con su saco a la espalda, pero cuando estaba a punto de salir del pueblo, el peregrino, como fulminado, cayó muerto. Todo el pueblo corrió a auxiliarle y le llevaron, antes de enterrarlo, a la losa del cementerio.
Ante el asombro de todos, el peregrino volvió a la vida súbitamente y, de forma apresurada, emprendió de nuevo su camino, pero otra vez se quedó sin vida a la salida del pueblo. Quienes lo recogieron se percataron de que realmente había muerto. Pero el caso es que hasta cuatro veces se repitió tan extraordinario acontecimiento: si se iba del pueblo, el peregrino moría y cuando lo devolvían a Castiello, resucitaba.
Naturalmente intentaron buscar una explicación a aquel misterio, sobre todo cuando observaron que cada vez que emprendía el viaje de nuevo y conforme se iba alejando, a cada paso que daba el peregrino se encorvaba más y más.
Fue entonces cuando el viajero contó que un anciano le había encomendado transportar el saco que llevaba a la espalda por el Camino de Santiago, advirtiéndole que cuando el saco aumentara de peso no se resistiese. A la vista de lo sucedido aceptó la idea de que tenía que dejar el saco en Castiello pues era imposible salir de allí. Lo que nadie sabía era lo que contenía el misterioso saco, así es que decidieron abrirlo, apareciendo en su interior unas reliquias que fueron depositadas en la iglesia, donde todavía se conservan. Aparte de varias pertenecientes a diversos santos, destacan una espina de la corona de Cristo y una astilla de la cruz en la que murió.
El peregrino pronto desapareció, se dice que llegó a Santiago, que ganó la Compostelana y volvió a su país. Otros cuentan que de vez en cuando en el camino se encuentran a un misterioso anciano con un gran saco a sus espaldas.

JOSÉ LUIS SOLANO ROZAS.

18 dic. 2011

BTT: VILLANÚA - LA TRAPA - FUENTE DEL PACO


Esta ruta se realizó hace tres años, pero no ha cambiado nada su recorrido. Es una ruta bastante exigente por su ascenso prolongado (14 km. desde Villanúa hasta La Trapa). Hasta la Fuente del Paco son 25 km. en total, a los que habrá que sumar otros 6 km. de bajada hasta Villanúa (unos 15 min.) La primera parte del recorrido discurre entre pinos, sólo los últimos kilómetros quedan expuestos al sol. Se sube desde los 950m. de Villanúa hasta los 1750m. que marca el Refugio de La Trapa. Hay que tener en cuenta que en el Pirineo el tiempo cambia rápidamente. Chino Chano y disfrutad del paisaje.

       La Trapa a las faldas del macizo de Collarada.


   Llegando al Refugio de La Trapa, UFFF!! menos mal.

          Señalización en los llanos de La Trapa.

   Refugio de La Trapa, de uso libre (puerta izquierda).

                       Sobre el nivel del mar.

                Cruce a la Fuente del Paco.

Fuente del Paco. Un buen sitio para descansar, almorzar y disfrutar del lugar, aunque suele estar concurrida en fechas vacacionales. (Es una clásica para familias desde Villanúa)

31 ago. 2011

AL IBÓN DE IP POR EL "CARRETÓN"

Ascensión dura con bonitas vistas sobre Canfranc Estación. Se trata de superar los casi 1000 m. de desnivel desde el pueblo hasta la estación superior del antiguo carretón o "plano inclinado" por el que se subían los materiales para construir la presa de Ip. Desde allí tomaremos la pista de 5,5 km. que lleva al ibón. La misma  excursión, algo menos exigente, se puede hacer desde Canfranc pueblo, pero no veríamos toda la obra de ingeniería del carretón.
Partiremos desde el inicio de la pista de Picauvé junto a la estación hidroeléctrica de Canal Roya. Tras un edificio hidroeléctrico en una curva a la derecha de la pista, y alguna curva más, llegamos al inicio de un sendero que sale a nuestra derecha con señalizaciones que nos indican el camino a Ip y a la Moleta.
El sendero es bueno, y en 20 min. encontramos los primeros restos de casetas eléctricas, luego un murallón calizo y otra caseta eléctrica junto a la cual podemos hacer el primer descanso y observar las vías del carretón y la tubería que bajan hasta la central hidroeléctrica.
Proseguimos nuestro camino, siempre con fuerte pendiente suavizada por las numerosas zetas, y en unos 25 min. cruzaremos bajo la tubería por un pequeño túnel excavado en la roca dónde a veces descansa algún que otro murciélago.
El sendero es siempre evidente, aunque más arriba habrá que fijarse en las señales blancas y amarillas del P.R. pues se desdibuja entre las rocas. A unos 30 min. aproximadamente del pequeño túnel nos encontraremos con otro que vuelve a pasar bajo la tubería, junto a la caseta de las grasas, para quien se dirija a Fuente Elvira o la Caseta del Vasco. Pero nosotros seguiremos nuestro camino sin cruzar el túnel.
Poco a poco iremos ganando altura y mejores vistas. En 15 min. estaremos junto a las barreras antialudes. A partir de aquí la ascensión se hace más exigente, con pendientes más duras e incluso con alguna trepada fácil en una zona algo rocosa llamada "chimenea del equilibrio", dónde encontraremos algunos estribos de hierro para hacérnoslo más sencillo. En aproximadamente 45 min. llegaremos a la pista de Ip.
Una vez en la pista, queda a nuestra izquierda el conjunto de edificios que formaban la estación superior del "plano inclinado" o "carretón". Desde aquí tenemos inmejorables vistas sobre Canfranc Estación y el conjunto de los picos Lecherines y Tortiellas. Incluso con suerte podréis disfrutar, como yo, del majestuoso vuelo de algún buitre leonado.
Frente al punto de entrada a la pista salen los senderos a la Moleta y a Fuente Elvira, y a nuestra derecha nos restan los 5,5 km.de pista fácil, aunque bastante descuidada por los desprendimientos, que en 1 h. nos llevará hasta la Presa y el Ibón de Ip. Desde esta pista tenemos impresionantes vistas de la cara norte de Collarada y los Campaniles.
Una vez en el ibón, donde se puede pernoctar en un refugio libre adecentado recientemente, podremos disfrutar además de las vistas de un precioso circo glaciar vigilado por las inmensas moles de Peña Nebera, Pala de Alcañiz, Punta Escarra o la Pala de Ip.
Esta interesante excursión dura entre 3,30 h. y 4 h. sólo de ida. Debemos recordar que todavía queda el regreso, que podemos hacer por donde hemos venido o por el camino de la Canal de Ip que nos llevará hasta Canfranc Pueblo. Éste parte cerca del refugio de Ip.



 Quizás algún día veamos convertido en realidad el proyecto de rehabilitación del Carretón como funicular, que acercaría a la Alta Montaña a mucha gente que por sus capacidades físicas no la pueden disfrutar.

20 ago. 2011

POR LOS BUNKERS DE LA LÍNEA "P"

La llamada línea "P" es una barrera defensiva construida entre 1930 y 1948 a lo largo del Pirineo, cuya finalidad era evitar que tanto los aliados como los nazis pudieran penetrar en territorio español durante la Segunda Guerra Mundial, ya que España estaba muy debilitada por la Guerra Civil.
 De hecho tras la guerra española se formó un "gobierno" en el exilio en la ciudad francesa de Toulouse con los españoles huidos por las montañas, y pensaban que con la ayuda de De Gaulle podrían reconquistar la España de Franco.
 De Gaulle acaba dando la espalda a los republicanos españoles huidos a Francia, lo que llevó a una guerra de guerrillas en las montañas conocida como "El Maquis".
 La línea "P" o línea Pirineos estaba inspirada en otras existentes en el Continente Europeo (como la Línea Maginot francesa). Se componía de unos 10000 búnkers, de los cuales sólo se terminaron unos 6000, repartidos a lo largo de 500 km. entre el Cantábrico y el Mediterráneo. Cada grupo de búnkers o asentamientos constituía un núcleo de resistencia, como el del Castellar en Candanchú con 62 asentamientos.
 La verdad es que la línea "P" jamás se llegó a utilizar. Hoy en día se han limpiado y reconstruido algunos asentamientos para que puedan ser visitados y alguno incluso para que pueda ser usado como refugio para caminantes.

En Canfranc Estación podemos realizar un fácil recorrido para conocer de cerca los búnkers de la línea "P". La ruta de los Búnkers la comenzaremos tomando la pista de Picauvé junto a la estación hidroeléctrica de Canal Roya al sur de Canfranc Estación. Siguiendo esta pista en ligero ascenso y al cabo de unos 15 min. llegaremos al cruce con el camino que lleva al paseo de los melancólicos. Justo en este punto podremos disfrutar de varios tipos de búnkers, alguno de ellos rehabilitado como refugio para senderistas. Seguiremos la pista hacia Picauvé y la casita blanca disfrutando del bosque y en algún sitio de las vistas. En unos 20 min. llegaremos a la casita blanca, donde podremos descansar lo justo para disfrutar la vista sobre el pueblo, y en otros 15 min. aproximadamente llegaremos a las praderas de Picauvé, dónde se ha habilitado una ruta señalizada para visitar otros asentamientos con vistas privilegiadas sobre la entrada del valle. Una vez visto el grupo de "nidos" volveremos a la pradera de Picauvé y tomaremos el llamado camino "difícil" a Coll de Ladrones, no apto para niños o personas mayores, con los que deberíamos regresar por donde hemos subido.
 Al poco de descender el "sendero difícil", equipado en algún tramo con cadenas, veremos otras señalizaciones que nos llevan a otros búnkers de este núcleo de resistencia. Desde alguno de ellos se vigila perfectamente el fuerte de Coll de Ladrones. Para acabar este paseo por la Historia de España, seguiremos bajando hasta la pista de Coll de Ladrones, fuerte que sólo es visible en su interior cuando hay visitas guiadas, (preguntar en la Oficina de Turismo junto al Ayuntamiento). Esta misma pista nos llevará en suave descenso hasta la carretera al norte de Canfranc Estación.
 La excursión puede durar alrededor de 3 h, dependiendo de lo que nos entretengamos en nuestras visitas.

25 jun. 2011

PRADERAS DE GABARDITO

 Esta es una excursión de apenas 2 horas de duración ideal para hacer en familia o para iniciar a los pequeños (a partir de unos seis años) en el mundo de la montaña. Es un camino plagado de flores de muchas clases en primavera e igualmente de gran variedad de árboles y arbustos.
 Este paseo lo iniciaremos desde el aparcamiento que hay en la parte sur de Canfranc pueblo, junto a la parada del autobús de la carretera. Seguiremos la carretera hacia Villanúa unos 50 m. y subiendo una pequeña rampa a la derecha de ésta encontraremos el inicio de la ruta junto a un caserón.
 El camino asciende suavemente por bosque mixto con variedad de especies, ideal para estudiosos de la flora pirenáica. A unos 10 min. llegamos a unos antiguos viveros donde se cultivaban distintos tipos de árboles para la repoblación forestal de Los Arañones (Canfranc Estación), y así proteger sus laderas y sus edificios de los aludes. 15 min. después pasaremos junto a una pequeña zona de escalada; unos murallones calizos apenas visibles entre la frondosidad del bosque. Actualmente hay una señal que marca el sendero que lleva a pie de pared.
 Continuando el zigzagueo del camino y en apenas 20 min. más llegamos a un lugar llamado la fuente de la paja, un pequeño hilo de agua que fluye de un agujero en la pared. Desde esta zona hay unas buenas vistas al pueblo y a La Moleta. Un poco después toparemos con una indicación que marca 1 hora a Gabardito.
 Apenas llevamos 1 hora de caminata cuando llegamos al desvío del Barranco de Los Meses y seguidamente a una pista que sube desde Villanúa y nos llevará a nuestro destino. Siguiendo esta pista, bastante ancha, pero con pendientes algo cansadas para los pequeños, llegaremos en 15 min. a la fuente de los abetazos (1340 m.) un sitio ideal para hacer un alto en el camino, beber agua fresca y reponer fuerzas.

 Desde aquí quedan 45 min. de pista, unas veces más suave, otras veces menos, para llegar a las campas de Gabardito. Esta parte es la menos atractiva para los niños, quizás por lo que ya llevan recorrido, así que es aconsejable entretenerlos con juegos o contándoles leyendas o curiosidades.
 Las campas o praderas de Gabardito son una zona ideal para comer en familia, especialmente bajo el gran fresno de la entrada, cuya sombra en verano es un bien muy codiciado. Un poco más arriba se encuentra la majada de Gabardito, una cabaña de la Diputación de Huesca usada por pastores cuando las inclemencias del tiempo lo requieren. El paisaje se cierra con un circo glaciar que presiden a su derecha, con majestuosidad, los picos de la Garganta de Borau, los Mallos Lecherines y Peña Blanca.
 Si nos damos la vuelta de nuevo tenemos hacia el Nordeste unas preciosas vistas de La Moleta y el barranco de Ip con los picos que lo rodean. La vuelta al coche costará 1 h. 15' min. aproximadamente.