Un día nuestros sueños nos llevaron de vuelta a Canfranc...

... recordé mis primeros esquís en Candanchú, mis primeros campamentos en Canal Roya, mis primeros pasos como monitor de tiempo libre en la casa de colonias junto al río, mis primeras escaladas en el Coll de Ladrones. Cuántos primeros pasos en un mismo lugar. Pero sobre todo recordé aquel olor a aceite quemado de los trenes en la estación, su vestíbulo, la gente subiendo y bajando del tren, sus largas y agradables cuatro horas desde Zaragoza, montañeros, esquiadores...cómo ha cambiado todo, ¡qué abandono!
Por un momento entristecí mientras se desvanecían aquellas imágenes, como si del color pasasen al blanco y negro. Sentí la necesidad de hacer algo, y así fué. Ahora subo casi todos los fines de semana; veo como la Estación se transforma, me manifiesto por la reapertura del Canfranc, paseo por sus montañas, observo su naturaleza, fotografío sus paisajes, convivo con sus gentes y vuelvo a deslizarme por su nieve.
Pero lo mejor es que todo ésto no lo hago solo, sino con mi mujer y mis hijos. Y contagiamos a familiares y amigos. ¿Te contagias tú también?

20 ago. 2011

POR LOS BUNKERS DE LA LÍNEA "P"

La llamada línea "P" es una barrera defensiva construida entre 1930 y 1948 a lo largo del Pirineo, cuya finalidad era evitar que tanto los aliados como los nazis pudieran penetrar en territorio español durante la Segunda Guerra Mundial, ya que España estaba muy debilitada por la Guerra Civil.
 De hecho tras la guerra española se formó un "gobierno" en el exilio en la ciudad francesa de Toulouse con los españoles huidos por las montañas, y pensaban que con la ayuda de De Gaulle podrían reconquistar la España de Franco.
 De Gaulle acaba dando la espalda a los republicanos españoles huidos a Francia, lo que llevó a una guerra de guerrillas en las montañas conocida como "El Maquis".
 La línea "P" o línea Pirineos estaba inspirada en otras existentes en el Continente Europeo (como la Línea Maginot francesa). Se componía de unos 10000 búnkers, de los cuales sólo se terminaron unos 6000, repartidos a lo largo de 500 km. entre el Cantábrico y el Mediterráneo. Cada grupo de búnkers o asentamientos constituía un núcleo de resistencia, como el del Castellar en Candanchú con 62 asentamientos.
 La verdad es que la línea "P" jamás se llegó a utilizar. Hoy en día se han limpiado y reconstruido algunos asentamientos para que puedan ser visitados y alguno incluso para que pueda ser usado como refugio para caminantes.

En Canfranc Estación podemos realizar un fácil recorrido para conocer de cerca los búnkers de la línea "P". La ruta de los Búnkers la comenzaremos tomando la pista de Picauvé junto a la estación hidroeléctrica de Canal Roya al sur de Canfranc Estación. Siguiendo esta pista en ligero ascenso y al cabo de unos 15 min. llegaremos al cruce con el camino que lleva al paseo de los melancólicos. Justo en este punto podremos disfrutar de varios tipos de búnkers, alguno de ellos rehabilitado como refugio para senderistas. Seguiremos la pista hacia Picauvé y la casita blanca disfrutando del bosque y en algún sitio de las vistas. En unos 20 min. llegaremos a la casita blanca, donde podremos descansar lo justo para disfrutar la vista sobre el pueblo, y en otros 15 min. aproximadamente llegaremos a las praderas de Picauvé, dónde se ha habilitado una ruta señalizada para visitar otros asentamientos con vistas privilegiadas sobre la entrada del valle. Una vez visto el grupo de "nidos" volveremos a la pradera de Picauvé y tomaremos el llamado camino "difícil" a Coll de Ladrones, no apto para niños o personas mayores, con los que deberíamos regresar por donde hemos subido.
 Al poco de descender el "sendero difícil", equipado en algún tramo con cadenas, veremos otras señalizaciones que nos llevan a otros búnkers de este núcleo de resistencia. Desde alguno de ellos se vigila perfectamente el fuerte de Coll de Ladrones. Para acabar este paseo por la Historia de España, seguiremos bajando hasta la pista de Coll de Ladrones, fuerte que sólo es visible en su interior cuando hay visitas guiadas, (preguntar en la Oficina de Turismo junto al Ayuntamiento). Esta misma pista nos llevará en suave descenso hasta la carretera al norte de Canfranc Estación.
 La excursión puede durar alrededor de 3 h, dependiendo de lo que nos entretengamos en nuestras visitas.

1 comentario: